Make your own free website on Tripod.com

Mi experiencia como escort


Mi nombre es Marta y mi marido Juan y yo nos mudamos a Barcelona hace tres años. El trabajo de Juan iba muy bien, pero luego el mercado inmobiliario se desplomó y la economía global entró en una profunda recesión. La empresa despidió a Juan, nuestra situación financiera cambió de golpe.
Yo tenía 28 años en el momento de esta historia, y Juan tenía 31, y aún no habíamos formado una familia. Juan recibió el subsidio de desempleo, pero la búsqueda de trabajo no avanzaba.
Un día, Juan se encontró con un anuncio de Internet para mujeres que querían trabajar como escorts, y comenzó a darle ideas.

- Sabes Marta, ahora mismo eres nuestro mejor activo. Con tu físico, eres mucho más guapa que la mayoría de chicas de esos anuncios!".
- Tienes que estar bromeando! ¿Está pensándolo seriamente?
Se dio cuenta de que había cometido un gran error.

-Lo siento cariño, yo sólo estaba bromeando. Solo decía lo mucho más atractivo que eres que esas otras mujeres ".
 Varias semanas más pasaron sin que ninguno de nosotros la búsqueda de perspectivas laborales buenas, y me puse a pensar más y más sobre los comentarios de Juan. Realmente necesitábamos el dinero, y yo estaba empezando a pensar que tal vez no sea tan malo salir con otros hombres, siempre y cuando no estaba obligado a tener sexo con ellos. Así que una noche, después de cenar me dije a Juan

-¿Sabes, tal vez si que debería hacer de escort. Necesitamos el dinero, y tal vez no sea tan malo salir con otros hombres.
Juan estaba muy sorprendido por mis comentarios y respondió:

-Marta, no puedo creer que ahora lo pienses tu! Pero si estás segura, voy a empezar a hacer algunas investigaciones sobre el mismo y encontrar la mejor manera de abordar esto. Pero para que lo sepas, yo todavía no estoy seguro de que me gustaría verte salir con otros hombres ".
Así que Juan pasó los siguientes días investigando en negocio.

Luego nos sentamos después de cenar otra vez y explicó:

-Si aún estás e acuerdo, deberíamos hacerlo por nuestra cuenta. Elegir nuestros clientes y ocuparnos nosotros de todo. Necesitamos para nuestro servicio atender a ricos empresarios. Podemos cobrar más de 300€ por una hora fácilmente. ¿Cómo te sientes acerca de ser tocada por otro hombre?


Un poco excitada, pensé para mis adentros.

Pusimos un anuncio en un página para escorts en Barcelona, con unas fotos algo amateurs, pero bien realizadas, y la primera llamada no tardó en llegar.


El contacto se realizaría en nuestro propio piso, con Juan en otra habitación por si algo iba mal.


Cuando el cliente llegó me sorprendió. No sabía que esperaba, pero que fuera un hombre de unos 35 años relativamente guapo me sorprendió gratamente. Tras cuatro palabras nerviosas y una ducha, el cliente fue rápido a por faena.


 Mi vestido cayó al suelo me quedé en ropa interior. El solo llevaba una toalla, me llevó de la mano hasta el dormitorio y me hizo sentarme en la cama.

Se quitó la toalla y mostró su pene, de buen tamaño, a centímetros de mi cara. Colocó una mano detrás de la cabeza y tiró de mi boca a la gran cabeza de su pene. Abrí la boca y sabor de sus jugos y se tiró de la cabeza y otros cinco centímetros de esa gran polla en mi boca. Se sentía tan bien tener esa gran polla en la boca, sobre todo cuando empezó a mover sus caderas.
   Le chupé durante unos minutos, y pude ver que estaba cerca de la eyaculación, pero la sacó de mi boca con un escalofrío, y me empujó sobre la cama. En la posición del 69, su lengua se arremolinaba alrededor de mi clítoris, y tuve mi primer orgasmo de la noche.
Estaba tan excitada por esta primera experiencia con una gran polla y un extraño hombre, que me imaginaba a mi misma gritándole a Juan que viniese a mirar.

La penetración solo duró unos minutos más, antes de que eyaculara en mis pechos. Yo estaba rendida.


Tras un breve descanso, miró la hora en el reloj de pared (un regalo de mi suegra!), y preguntó si podía quedarse otra hora más.


Finalmente, las dos horas de sexo se transformaron en 500€ en efectivo en la mesilla de noche, y en una de las mejores experiencias sexuales de mi vida.


Juan aún no sabe lo bien que me lo pasé, pese a que pudo escucharme desde la otra habitación.


Justo al día siguiente, encontró otro trabajo en una de las pocas inmobiliarias cuyo negocio no se había derrumbado del todo por la maldita crisis, y esta fue mi única experiencia como escort.

Otros de mis relatos (ficción, en este caso), están aquí